Gilberto Shedden.(Bailando con cocodrilos).




Hola amigos veamos esta vez a otra de esas personas que sienten un cariño especial por los animales, en este caso al igual que el personaje de kevin costner en la película bailando con lobos jugaba con calcetines (el lobo), Gilberto lo hace con "Poncho" su cocodrilo.




Gilberto Shedden, de 49 años, y Pocho, el depredador de casi cinco metros y 372 kilos, exhiben, para deleite del público, una amistad que nació hace 8 años. Conocido en Costa Rica como el 'Tarzán tico', se ha ganado esa denominación por poseer tan particular mascota.



Fue bautizado así por una televisión local, cada domingo asombra a cientos de personas que desde todo el país viajan hasta su centro de recreo ubicado en la localidad de Siquirres, para observar a Shedden.



La amistad entre este hombre de 49 años y su cocodrilo 'Pocho', que ronda los 70, comenzó hace 8 años cuando Shedden lo encontró herido de bala y decidió llevarlo a su finca, donde lo curó, lo alimentó y le ofreció un lago como casa.
A escondidas de su esposa . Lo alimentaba y curaba, pero el animal estaba tan débil que ni siquiera se movía. "Estaba flaco y todos me decían que iba a morir, pero yo seguía. El problema fue cuando mi esposa lo vio y pegó el grito en el cielo".



Cuatro años pasaron para su recuperación , y finalmente su mujer lo acepto como mascota. Gilberto lo alimentaba con pollos muertos y entre ellos nació una sorprendente amistad. Tanto, que Pocho hasta lo ayudó de salir de una dura situación económica: "Estaba sin trabajo y desesperado, así que se me ocurrió sacarle partido a tener un cocodrilo en casa. Y como tengo un lago, empecé a cobrar entrada a quienes quisieran verlo".(Cuenta Gilberto)



A la pregunta de si ¿alguna vez Poncho le ha atacado?. Gilberto responde:
Jamás. Es que tampoco me expongo sin necesidad. Antes de cada espectáculo me tomo cerca de media hora para captar la atención de Pocho. Él debe verme, olerme y escucharme, porque es muy importante que me reconozca antes de yo entrar al agua. La señal para acercarme es cuando él me muestra todos sus dientes, es ahí cuando yo sé que me está sonriendo. Después de eso, incluso echamos carreras de quien nada más rápido.



El revuelo es tal, que expertos en lagartos de todo el mundo lo han visitado para ver con sus propios ojos la relación armónica que llevan hombre y animal. Incluso, le han ofrecido filmar una película, donde Pocho y él serán las estrellas.

Y para terminar ,como no os dejo unos fantasticos videos para ver a Gilberto en acción: